Datos personales

Mi foto
Internacionalista, sobreviviente de las crisis periódicas de este país, asiduo lector, crítico feroz, miembro permanente de las huestes utópicas.

miércoles, 20 de febrero de 2008

DÍA 13: Fukuoka-Tokio

Ese día regreso a Tokio, y también empezaba el asueto de fin de año, por lo que era mi deseo empezar el viaje lo más temprano posible ante el caos que se esperaba en las estaciones de trenes.

Año nuevo es una de las fiestas más importantes en Japón, es una fiesta muy familiar por lo que muchos japoneses regresan a las casas paternas para visitar padres y abuelos, el desplazamiento de gente en esos días es impresionante, al grado de saturar la amplia infraestructura de transporte japonesa.

A las 6 tomo el tren rápido con rumbo a Osaka, suficientemente temprano para evitar la primera oleada, pero a mi llegada a Osaka, donde tenía que cambiar de tren rumbo a Tokio, una gran cantidad de gente atestaba la estación, busque de inmediato el anden para seguir el viaje, muy apenas alcance a entrar en el tren, que ese día, mas que cualquier otro, parecía estancia infantil, niños corriendo de un lado a otro por el tren mientras los fervorosos padres, en calidad de mártires, corren detrás de ellos, los niños son los amos y señores, nadie les dice nada.

Mi desayuno en el tren

Por fin llego a Tokio, donde se daba también se daba el fenómeno, la estación llena de gente huyendo de la ciudad. Mi hostal se encontraba en Asakusa, así que de la estación Tokio tomo la línea Yamanote con destino a Ueno, donde cambio a la línea Asakusa a la estación Asakusa jeje. Me dirijía al hostal Sakura, las direcciones para llegar al mismo no eran gráficas sino escritas, tan mal estaban que terminé por el edificio Asahi (de la cervecería), uno extravagante que tiene una cosa rara encima como nube, algodón algo así.

Al no terminar de orientarme saco las guías de la mochila con mapas más amplios de la zona, estaba muy errado, del edificio tuve que cruzar el río y caminar rumbo al Templo Sensoji, uno de los más importantes de Tokio, cruzarlo y pasar un parque de diversiones que se encontraba a espaldas (Hanayashiki Amusement park) y después de unos minutos de caminar dabas con él.



Entro al hostal, doy mi nombre en el lobby para que me indiquen el cuarto, dormitorio de 8 camas en un espacio reducidísimo, así que con dificultad me movía en el cuarto, aunado a que me mandaron de nuevo a la cama de arriba, ya me estaba dando miedo a las alturas jeje, con la vista de la montaña rusa desde mi ventana.

Bajo al lobby y tomo una computadora para revisar el correo cuando se me acerca gente de Fuji TV lo cual lo cuento más ampliamente en otra entrada.

Después de despachar a la gente de la televisora salgo a recorrer la zona, la cual sería muy concurrida en los próximos días. Había una gran cantidad de comercio de temporada en los alrededores del templo, además una decoración muy particular, estaban por entrar al año de la rata por lo que la imagen del roedor estaba presente en toda clase de artículos, artesanías, ropa, etc.



Regreso al hostal y compro en el Family Mart de enfrente algo de comida preparada para cenar tranquilo, busqué aprovechar el tiempo por lo que puse a lavar la ropa y jugue un torneo de FIFA con los otros extranjeros del hostal, entre ellos 2 chamacos de 18 años de Tijuana, 2 de los muchos hispanohablantes que se encontraban en el hostal entre mexicanos y peruanos principalmente, se nos quedaban viendo los demás, principalmente australianos e ingleses, cuando nos poníamos a hablar entre nosotros jeje.



Y así acabo el día......el recuerdo de los demás días no los tengo muy nítidos pero voy a intentar hacer un trabajo de memoria para narrarlos de la mejor manera posible…se cuidan.