Datos personales

Mi foto
Internacionalista, sobreviviente de las crisis periódicas de este país, asiduo lector, crítico feroz, miembro permanente de las huestes utópicas.

martes, 19 de febrero de 2008

DÍA 12: Fukuoka

Me desperté a las 5:30, me cambié y recogí mis cosas rápidamente para tomar camino rumbo a la estación de trenes, a las 6 salí del hotel, seguía oscuro y frío, tomaría el primer tren con rumbo a Fukuoka (Hakata).

Temprano llegué a la ciudad y me dispuse a buscar el Ryokan, más con suerte que certeza llegue pronto a su puerta, solo les dejé el equipaje y seguí mi camino.

Primero visite un templo que se encontraba a una calle de mi hotel, Shofukuji, el cual es el primer templo Zen en Japón, tome el metro posteriormente, la estación Gion que estaba frente al templo y me dirigí hasta la última estación, Meinohama, buscando ir a la torre Fukuoka y el parque a lado de la playa, me pasé…por mucho.

En vez de tomar el metro de regreso decidí caminar, era un día frío y lluvioso, y las autopistas elevadas que abundan en esta parte de la ciudad hacían algo difícil el desplazamiento del peatón, después de un rato de deambular llegué a la playa donde estaba un parque lineal, y se mostraban impresionantes edificios bastante modernos, ya empapado y algo cansado entre a un edificio el cual parecía albergar una cadena televisiva, no le di demasiada importancia y me metí en un McDonalds que estaba en la planta baja donde me puse a tomar un café esperando que dejara de llover, no pasó.





Entonces seguí caminando y me encontré con el Yahoo Dome, estadio donde juega el equipo de béisbol Fukuoka’s Hawks, frente al domo estaba un centro comercial y deambule un rato por ahí, la mitad del centro comercial eran máquinas de Pachinko para delicia de los viciosos jugadores jeje.







Tomé el metro de nuevo y salí ya a lado del canal que dividía la ciudad, me percato que ya no traía yenes así que entro en un banco, muy amables los empleados pero casi me piden también la cartilla de vacunación y acta de defunción para cambiarme unos míseros dólares (dolores?).

Ya con la satisfactoria capitalización, camino por los comercios a lado del canal y me encuentro con un Centro comercial enorme, era el Canal City, un Centro comercial de varios pisos, dentro del cual se encontraban un complejo de cines y el teatro de la ciudad. Desde el 5º piso observo una cámara de televisión transmitiendo en vivo desde el lugar a lado de una fuente cuyos chorros de agua se mueven al ritmo de la música de fondo.





Después de las compras de rigor me dirijo al hostal donde descanso un poco, tomo algo de te verde, y veo televisión, a la hora de la cena voy a comer en los puestos del canal como lo comento más ampliamente en otra entrada, después de cenar regreso al Ryokan, tomo un baño y descanso en la tina caliente, y me dispongo a dormir, temprano sigo con el viaje.